Sobre Xanágenis
Khyrdam, un mundo mítico

En un planeta con más de las nueve décimas partes de su superficie cubierta por océanos, seis especies intentan prevalecer. Las selvas vírgenes de las Islas Esmeralda, hogar de los lagartoides vrogo, permanecen casi aisladas del resto del mundo por la misteriosa Corriente. Los infructuosos intentos de conquista de los apasionados y belicosos ar'shambeli comandando a todos sus ejércitos imperiales sobre los nevados parajes del inhóspito Archipiélago de las Tormentas, hogar de los fríos peti'shar, siguen siendo constantes. Los robustos y tranquilos glabe'nar desean permanecer ajenos a todo el ruido de guerra que llega de otras partes del mundo, mientras los esclavistas siguen intentando atraparles para obligarles a usar su inmensa fuerza bruta en los sangrientos combates a muerte de las Arenas de Sangre. Por su parte, los enigmáticos sh'myrr continúan con sus experimentos genéticos en la sorprendente ciudad de Umizán, allá en las Islas del Crepúsculo. Los anfibios croulamb, más crustáceos que mamíferos, habitan sus colonias submarinas en la Aguja sin sentirse amenazados por nada ni por nadie, pero poniendo un precio muy alto por su participación en los conflictos.

Pocos se esperaban que el mismo sol que había permitido la vida en Khyrdam sería la causa de su aniquilación en el Ocaso Final. Cuando en una improbable alianza un grupo de valientes hechiceros de las seis razas descubre la manera de huir de la destrucción total, todo cambia de la noche a la mañana. El Triángulo ha nacido, y sus manadas de aventureros recorrerán todos los reinos buscando a los justos que merezcan ser salvados de la hecatombe, gracias a las esquirlas del Cristal de la Pureza y al Ritual de la Niebla basado en la mítica Piedra Negra de Druma.

Este es el mundo que se encontrarán los personajes cuando los recurrentes flashbacks les hagan volver a "revivir" las aventuras que en teoría acontecieron en el pasado, pero que para los jugadores será un presente épico, mágico y emocionante.